¡La iglesia de Culiacán es vandalizada por un hombre creyente de la Santa Muerte! (firma)

¡La iglesia de Culiacán es vandalizada por un hombre creyente de la Santa Muerte!

1508 personas ya han firmado esta petición

   Ángel, Antonio y Antonio han firmado hace menos de 15 minutos

    ¡Suma tu firma ahora y haz que esta petición crezca!













    Lee nuestra Política de Protección de Datos, con la que protegemos tu privacidad. Al firmar se podrán comunicar tus datos básicos al destinatario de la petición, y Abogados Cristianos te mantendrá informado de novedades.

    No está permitido rellenar el formulario con datos de terceros sin su consentimiento. Los menores de 16 años no pueden introducir sus datos personales sin autorización.

      Destinatario: Comisión Nacional de Derechos Humanos.

      Nuestra fe deberá ser defendida ante las intolerancias de los anti cristianos.    

    El pasado miércoles en la comunidad de Culiacán ha sucedido un ataque que solo lo pueden hacer aquellas personas de odio y rencor hacia la fe cristiana.

    Te cuento,

    Era una tarde tranquila en la Iglesia del Espíritu Santo, donde familias, jóvenes y ancianos se reunían para la oración vespertina. Entre ellos el Padre Cuco, quien ha sido una columna de fe y esperanza para todos durante más de tres décadas.

    La tranquilidad duró poco, lo que comenzó siendo como un momento de paz y comunión se convirtió en un acto de violencia.

    Un hombre que es conocido en la comunidad por sus rituales satánicos en vía pública, irrumpió el templo con una cruz de metal en mano, comenzó a destrozar bancas y figuras religiosas, incluyendo la imagen de la venerada imagen de la Virgen María. 

    Los sonidos de la madera rompiéndose y los gritos de pánico de los feligreses resonaron por los muros de la Iglesia. 

    Parte de la maldad y la intolerancia hacia los cristianos actualmente es fomentado también por los partidos políticos. MORENA, por ejemplo, un partido que ve con buenos ojos la Santa Muerte.


    ¡Debemos defender nuestra fe!

    Las imágenes de vandalismo hacia la iglesia han circulado por toda internet, dejando un rastro de indignación y tristeza no solo entre nosotros los cristianos, sino también en toda la comunidad.


    Lo peor de todo esto, es que el agresor afirmó actuar en nombre de la Santa Muerte para cometer actos vandálicos.

     
    Hoy, más que nunca, necesitamos de tu ayuda $name$, debemos asegurarnos de que estos actos no se repitan y de que el responsable sea sancionado con todo el peso de la ley. 

    ¡Nuestra fe es sagrada!

    Por eso hemos lanzado esta petición, para que la Comisión Nacional de Derechos Humanos, defienda la libertad religiosa ante estos ataques violentos y sancione a los responsables. 

    ​¿puedes firmar tú también? Sólo tardarás 20 segundos.

    A: Comisión Nacional de Derechos Humanos.

    Estimado Sres.

    Me dirijo a ustedes con profunda preocupación y consternación por un reciente incidente que ha afectado la tranquilidad y la seguridad de nuestra comunidad en Culiacán. Quisiera solicitar su intervención y apoyo para garantizar que se haga justicia y se sancione adecuadamente al culpable de este acto de violencia.

    El pasado miércoles 1 de mayo, nuestra iglesia local, la Iglesia del Espíritu Santo en el sector Las Quintas de Culiacán, fue testigo de un acto de vandalismo sin precedentes. Un individuo, irrumpió en nuestras instalaciones sagradas y provocó daños materiales significativos, así como un profundo trauma emocional en los miembros de nuestra congregación.

    Confiamos en que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos tomará las medidas necesarias para abordar esta situación de manera oportuna y justa. Su intervención es esencial para restaurar la confianza y la seguridad en nuestra comunidad y para enviar un mensaje claro de que los actos de intolerancia y violencia religiosa no serán tolerados en nuestra sociedad.

    Agradecemos sinceramente su atención a este asunto urgente y quedamos a la espera de su pronta respuesta.

    Muchas gracias.

    Atentamente,