Comisión Europea: ¡Investigue los abortos de repetición en España! (firma)

¡Investiguen los abortos de repetición realizados en España!

11870 personas ya han firmado esta petición

   Pilar, Luis y OLGA han firmado hace menos de 15 minutos

    ¡Suma tu firma ahora y haz que esta petición crezca!















    Lee nuestra Política de Protección de Datos, con la que protegemos tu privacidad. Al firmar se podrán comunicar tus datos básicos al destinatario de la petición, y Abogados Cristianos te mantendrá informado de novedades.

    No está permitido rellenar el formulario con datos de terceros sin su consentimiento. Los menores de 16 años no pueden introducir sus datos personales sin autorización.

      Destinatario: Comisión Europea.

    En las últimas décadas, los abortos de repetición han sido el 30,97% de los abortos realizados en nuestro país. Es decir:

    818.452 niños asesinados por el aborto, con madres que ya habían abortado antes una o más veces.

    Pero, ¿qué lleva a una mujer a pasar por el trauma del aborto hasta 5 veces?

    La nula transparencia del negocio del aborto dificulta la trazabilidad de los datos.

    Pero sabemos que esta industria sin escrúpulos es capaz de encubrir a proxenetas y agresores sexuales con tal de seguir facturando.

    Desde Abogados Cristianos lo hemos visto con nuestros propios ojos. Y hemos abierto casos al respecto.

    Pero tú y yo tenemos que hacer algo más ante esta preocupante realidad:

    Por eso hemos lanzado esta campaña para que la Comisión Europea investigue los abortos de repetición en España y evite su práctica indiscriminada.

    Déjame contarte un caso real de España sentenciado en 2022:

    Marta (nombre ficticio) tiene 13 años y acude junto a su padre legal a un centro de abortos en Valladolid.

    Allí «solucionarán su problema»:

    Está embarazada de 18 semanas… y ese bebé es fruto de una violación de su padrastro.

    ¡El mismo que la está llevando a abortar!

    Marta está nerviosa. Su padrastro abusa de ella cada semana. Pero es menor. Es vulnerable, y depende económicamente de él.

    Su madre legal y el centro donde estudia no saben nada.

    Ese aborto forzado fue en 2014. Pero volvió a ocurrir:

    En 2016 Marta se volvió a quedar embarazada por otra violación de su padrastro. Y otra vez la llevó a abortar al mismo centro.

    Marta ya sabe lo que le espera.

    Los abusos sexuales no han parado. Y nadie, salvo los trabajadores del centro de abortos, sabe que está allí.

    Tiene 15 años. Y está embarazada de 14 semanas.

    Pero no fue el último:

    Marta no ha cumplido los 16 años y ya va por su tercer aborto. Otra vez violada por su padrastro.

    Ahora en el año 2017.

    Esto la está matando física y psicológicamente.

    ¿De verdad a nadie le extrañan sus visitas tan frecuentes al centro de abortos?

    No. El negocio del aborto sólo calla y ejecuta.

    En el año 2022 el violador de Marta fue condenado a 14 años de prisión, después de que la chica se sincerara con su tutora del instituto.

    El drama de Marta podría haberse evitado. ¿Cómo?

    Si existieran protocolos más estrictos contra los abortos de repetición en España.

    Por eso hemos lanzado esta campaña para que la Comisión Europea investigue los abortos de repetición en España y evite su práctica indiscriminada.

    A: Comisión Europea

    Estimados Sres.

    Me dirijo a ustedes para solicitar que abran una investigación respecto a los abortos de repetición que se producen en diversos centros abortistas de España.

    Es llamativo que casi el 31% de los abortos realizados en las últimas décadas hayan sido abortos de repetición.

    Tan llamativo, que el dato nos lleva a pensar que existe un abuso de la Ley vigente en nuestro país; llegando incluso a ocultarse casos de trata y de abusos sexuales, como hemos podido llegar a conocer residualmente a través de los medios.

    Por este motivo, le pido que presten atención a esta situación que vivimos en nuestro país y que establezcan protocolos para impedir que estos abortos se realicen indiscriminadamente.

    Muchas gracias.

    Atentamente,