Gabriel Boric: ¡No malgaste nuestros impuestos en propaganda feminista! (firma)

¡No malgaste nuestros impuestos en propaganda feminista!

¡Casi 1.000 personas han firmado esta petición!

   Juan Andres, María y Fernando han firmado hace menos de 15 minutos

    ¡Suma tu firma ahora y haz que esta petición crezca!













    Lee nuestra Política de Protección de Datos, con la que protegemos tu privacidad. Al firmar se podrán comunicar tus datos básicos al destinatario de la petición, y Abogados Cristianos te mantendrá informado de novedades.

    No está permitido rellenar el formulario con datos de terceros sin su consentimiento. Los menores de 16 años no pueden introducir sus datos personales sin autorización.

      Destinatario: Gabriel Boric, Presidente de Chile

    Un reciente estudio ha revelado más información sobre una de las principales preocupaciones de los chilenos:

    El aumento de la inseguridad en las calles. 

    Y es que, ante la creciente oleada de robos, la delincuencia por consumo de drogas, la prostitución o el narcotráfico, el gobierno parece hacer oídos sordos.

    Mientras, destina su atención y recursos a cosas tan irrelevantes como una campaña con la que aprender a dibujar un clítoris. 

    ¿Hasta dónde va a llegar el populismo de este gobierno?

    Estamos cansados de que se ceda ante las exigencias de un colectivo feminista totalmente desconectado de la realidad del pueblo.

    Por eso, hemos lanzado esta campaña para pedirle a Gabriel Boric que deje de malgastar el dinero de los chilenos.

    Educación Sexual Integral es educar sobre el impacto físico y mental de un aborto…

    …o sobre la importancia de la fidelidad y el compromiso en las relaciones de pareja.

    Sin embargo, lo que hoy llaman Educación Sexual, no es más que la respuesta a las exigencias de un lobby feminista que reivindica lo conquistado hace ya varias décadas.

    Es una vergüenza.

    Que ante las necesidades de decenas de miles de familias, la respuesta del gobierno sea esta. 

    Que ante los problemas de bandas criminales organizadas, los problemas de inmigración e incluso la pobreza, el foco de atención sea la anatomía de un órgano sexual.

    No podemos permitir que se rían así de nosotros. 

    No podemos dejar que sus locas ocurrencias y despilfarros queden sin una respuesta. 

    Por eso hemos lanzado esta campaña para pedirle a Gabriel Boric que deje de malgastar el dinero de los chilenos. 

    En Nicaragua se está violando la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículos 8, 10, 15, 18 y 19).

    ¿Es que a nadie le importa está terrible persecución?

    No podemos dejar que el tiempo siga actuando en nuestra contra.

    No cuando la vida personas inocentes está en juego. 

    Desde Abogados Cristianos vamos a llevar la defensa jurídica de Mons. Álvarez a organismos internacionales.

    Pero necesitamos tu ayuda ahora:

    Por eso hemos lanzado esta campaña solicitando a Luis Almagro, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, que intervenga para garantizar el derecho a la libertad religiosa en Nicaragua.

    A: Gabriel Boric, Presidente de Chile.

    Estimado Sr. 

    Me dirijo a usted tras la publicación de un estudio realizado por una importante agencia de investigación de mercados.

    En ella, se revela la preocupación de los chilenos por el aumento de la inseguridad en las calles: robos, delincuencia desencadenada por el consumo y venta de drogas, prostitución o pobreza,  son algunos de los factores a los que se apunta.

    Sin embargo, el gobierno, a través del Ministerio de la Mujer, anda malgastando el dinero de los chilenos, pagándole a organizaciones para que realizan campañas «feministas» que reivindican la figura del clítoris.

    Este derroche de dinero es vergonzoso, más aún, conociendo la delicada situación de tantas y tantas familias, que sufren problemas reales.

    Por ello, le ruego que dejen de malgastar el dinero de nuestros impuestos, y que lo inviertan en asuntos de vital relevancia para el desarrollo de Chile.

    Muchas gracias. 

    Atentamente,