Consejeros de Sanidad: ¡No condenen a muerte a nuestros enfermos! (firma)

¡Desarrollen un nuevo protocolo para la eutanasia!

11369 personas ya han firmado esta petición

   Jose Ramon, María y Emilio han firmado hace menos de 15 minutos

    ¡Suma tu firma ahora y haz que esta petición crezca!















    Lee nuestra Política de Protección de Datos, con la que protegemos tu privacidad. Al firmar se podrán comunicar tus datos básicos al destinatario de la petición, y Abogados Cristianos te mantendrá informado de novedades.

    No está permitido rellenar el formulario con datos de terceros sin su consentimiento. Los menores de 16 años no pueden introducir sus datos personales sin autorización.

      Destinatario: Consejeros de Sanidad de todas las Comunidades Autónomas.

    ¿Te acuerdas de Carmen? La madre coraje que hizo todo lo posible para impedir la eutanasia de su hija con esclerosis múltiple.

    Pues estamos de celebración:

    Belén, enferma de esclerosis múltiple, ha elegido seguir viviendo y «aplazar indefinidamente su eutanasia».

    El 2 de noviembre los sanitarios fueron a casa de Belén: iban a llevársela para practicarle la eutanasia y acabar con su vida.

    Su madre no abrió la puerta, asesorada por Abogados Cristianos.

    ¿Por qué se lo aconsejamos? Porque cuando conocimos a Belén en persona, vimos algo gravísimo: los informes médicos estaban falseados.

    Decían que Belén estaba postrada en una cama, que no podía comer y que no controlaba sus esfínteres. Pero era mentira: Belén come perfectamente, se sienta, habla y se comunica, ve series en la televisión… Lo que hacemos todos.

    En televisión, presentadores y tertulianos firmaban en directo la sentencia de muerte de Belén. Sin darle importancia a los informes médicos falseados, a la impotencia de su madre… y a la vida que Belén aún tenía por delante.

    Y todo el revuelo originado en torno a su situación ha servido para que Belén se replantee su decisión… ¡y ha elegido posponer indefinidamente su eutanasia!

    ¿Cuántos enfermos han pedido la oportunidad de elegir la vida? Porque cada día en España se eutanasia a personas sin ofrecerles alternativas.

    Por eso hemos lanzado esta campañas para que las Consejerías de Sanidad de las CCAA desarrollen un protocolo que no condene a nuestros enfermos a elegir la eutanasia por falta de asistencia psicológica. 

     ¿Cuántas personas habrían apostado por este final?

    Belén, nuestra protagonista, ha descartado la eutanasia que  había solicitado, y a la que  la sociedad la estaba empujando.

    Lo ha hecho demostrando que era la desesperanza e incertidumbre lo que la había llevado a tomar esta decisión.

    Piénsalo, ¿qué habría sido de Belén si su madre hubiera abierto la puerta el día que se presentaron los Servicios Sanitarios para llevársela de casa?

    Puedes imaginártelo.

    Este desenlace no habría sido posible sin el asesoramiento jurídico de Abogados Cristianos.

    Y es que, el caso de Belén ha vuelto a poner de manifiesto que:

    1. Su deseo de muerte no era tan firme como decían aquellos que justificaban la eutanasia, basándose en el cumplimiento de su voluntad.

    2. No se había hecho todo lo posible para corregir su tendencia depresiva, y animarla a seguir viviendo.

    ¡Ya es hora de que se empleen más recursos y se establezcan protocolos para evitar este tipo de muertes!

    La Eutanasia es una Ley de la que se abusa, incurriendo en prácticas fraudulentas, y no dejaremos de denunciarlo.

    Por eso hemos lanzado esta campañas para que las Consejerías de Sanidad de las CCAA desarrollen un protocolo que no condene a nuestros enfermos a elegir la eutanasia por falta de asistencia psicológica. 

    A: Consejeros de Sanidad de todas las Comunidades Autónomas.

    Estimado Sres.

    Me dirijo a ustedes después de que una mujer a la que se le había concedido la eutanasia haya decidido aplazarla indefinidamente.

    Si no hubiera sido por el valor de su madre y todos sus esfuerzos para entorpecer este brutal procedimiento, esta mujer ya estaría muerta y no hubiera podido dar marcha atrás en su decisión.

    Por ello les pregunto, ¿qué está fallando?

    ¿Qué clase de protocolos hay ahora mismo implementados, para que a una persona, que en el fondo no desea morir, se le conceda la eutanasia?

    Este caso ha ejemplificado la necesidad de una asistencia psicológica de calidad, para que todos aquellos que están pasando por una situación de enfermedad crónica o terminal no sean abandonados a su suerte.

    Por ello, les ruego que desarrollen un nuevo protocolo, que asegure a los enfermos un acompañamiento psicológico para que en un arrebato de desesperación, no firmen su sentencia de muerte.

    Muchas gracias.

    Atentamente,